Historia reciente

Isle Rommer
Antigua sede AVAS
LasMarias_AVAS_2
LasMarias_AVAS_1
Isle_Rommer_AVAS_3
Isle_Rommer_AVAS_2

Historia reciente – AVAS después de la Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial AVAS se había disuelto por razones políticas y solo pudo continuar con su actividad tan necesaria durante esos años desde la clandestinidad. No fue sino hasta el 11 de octubre de 1952 que la asociación fue registrada nuevamente ante las autoridades venezolanas, ahora bajo el nombre de Asociación Venezolana Alemana de Socorro (AVAS). Los promotores responsables de la refundación fueron los señores Jaffé, Falk, Blohm y Franzius. Como tesorero fue designado el señor Willi Mumm, quien desempeñó ese cargo en forma ininterrumpida durante más de 50 años. En aquel entonces los miembros se reunían en el primer piso del Colegio “La Esperanza” en Campo Alegre.

Durante ese tiempo la labor primordial de AVAS era la asistencia a los desplazados y refugiados. No solo de Europa llegaba un torrente de personas empobrecidas, desde el interior del país también huía gente hambrienta y andrajosa de vuelta hacia la capital.Muchos habían perdido sus documentos. AVAS prestaba toda la ayuda que le era posible y distribuía alimentos. Gracias a la intermediación de AVAS, en esa época muchas personas se convirtieron en los primeros beneficiarios de la asistencia social alemana en Venezuela.

Otro gran reto durante la segunda mitad del siglo pasado fueron dos catástrofes naturales: el gran terremoto de 1967 y el deslave de Vargas de 1999. Durante los años ‘70, sin embargo, el país vivió una época tranquila en la cual aumentó la prosperidad y las prioridades de AVAS cambiaron. La asociación entonces contaba con 392 miembros. A partir de ese momento eran sobre todo personas mayores solas y aquellas que carecían de sustento y no podían echar mano de algún subsidio las que requerían de la ayuda de AVAS.

A principios de los años ‘80 AVAS recibe, por la vía del legado de una pequeña casa en El Rosal, su primera y tan necesaria sede propia. Sin oficina, secretaria, automóvil, depósitos para sillas de ruedas y aparatos ortopédicos y algunas habitaciones para el alojamiento temporal de necesitados provenientes del interior del país la labor cada vez más extensa no podría haberse prestado.Además, teniendo esta casa fue posible destinar los recursos liberados por el ahorro en alquiler directamente a la labor social.

A principios de 2013 – ¡al cabo de casi 30 años! – lamentablemente tuvimos que vender nuestra sede de El Rosal, sobre todo por los planes de construcción de nuestros vecinos. Pero una vez más la suerte estaba del lado de AVAS. Después de algún tiempo encontramos una nueva casa, nuestra bellísima nueva sede que se adapta en forma óptima a todas nuestras necesidades.Con la venta del inmueble de El Rosal no solamente pudieron cubrirse los costos de adquisición del nuevo inmueble sino que sobraron recursos para remodelar parte de la casa y convertirla en un pequeño apartamento cuyo alquiler permite en gran medida cubrir los gastos corrientes de la oficina.

Simultáneamente con la venta de nuestra sede de El Rosal también tuvimos que cerrar después de 15 años nuestro pequeño hospicio en Las Marías. Esta quinta había llegado a ser propiedad de la Asociación de Socorro en 1997 por la vía del legado. Antiguamente la casa pertenecía a Charlotte Burk y en honor a ella el asilo llevaba su nombre. La idea de convertir esa casa en un hospicio en el que personas desahuciadas podían recibir atención paliativa y cuidados terminales en el sentido cristiano provino de Margot Margerie y Karin Giusti, quienes luego se dedicarían incansablemente a su existencia. El Hospicio Charlotte podía albergar hasta cinco personas queeran atendidaspor enfermeras graduadas las 24 horas del día de acuerdo con su estado de salud y acompañadas por voluntarios y los curas de ambas congregaciones.De esta manera surgió una pequeña familia en la que nunca faltó el cariño humano.El hospicio seguramente fue uno de los primeros de su tipo en América Latina y recibió el reconocimiento y los elogios del “Instituto Nacional de Geriatría” (INAGER). Lamentablemente por las crecientes dificultades disciplinarias y económicas con el personal y la nueva legislación laboral ya no podíamos sostenerlo. Otro factor decisivo fue sin duda la partida de Margot Margerie, quien al igual que Karin Giusti se había dedicado en cuerpo y alma a este hospicio y solía pasar mucho tiempo allí.Sin el esfuerzo impertérrito e inteligente de ambas el funcionamiento ya no estaba garantizado.

El cambio de años 2013 – 2014 estuvo marcado hasta el verano por las inconcebibles dificultades para la venta de El Rosal y Las Marías, por la desocupación de las casas y las mudanzas, los constantes e imprevisibles retrasos, el interminable papeleo y la remodelación.

Luego de que todo el inventario de Las Marías y El Rosal que ya no era requerido pudo venderse con utilidad en dos mercadillos en el verano y en noviembre, las actividades retomaron su curso normal.

El momento culminante de los últimos años fue sin duda la celebración para conmemorar los 170 años de existencia de AVAS con un concierto de gala en los espacios de BOD Corpbanca. El concierto fue ofrecido por el internacionalmente reconocido y laureado Ensamble de Metales de Venezuela bajo la dirección del Maestro Thomas Clamor, primer trompetista de la Filarmónica de Berlín, y recibido con admiración y entusiasmo por el público.

Ver nota de prensa de la celebración de los 170 años

Celebración de 170 años de AVAS en Venezuela pone de manifiesto que dar es el mejor negocio

La celebración del 170 aniversario de AVAS -Asociación Venezolana Alemana de Socorro – el pasado lunes en el Centro Cultural BOD Corp Banca, se convirtió en una noche de música inigualable y en un verdadero reconocimiento de todas las instituciones y empresas presentes a la invalorable labor ejemplar que han venido desarrollando sostenidamente este grupo de personas de AVAS para las que, según las palabras de su Directora Karin de Giusti, y que las tomó prestadas de un lema de una prestigiosa cadena de radio, “ DAR es el un buen negocio”.

La celebración estuvo a cargo de la presentación del internacionalmente reconocido y laureado Ensamble de Metales de Venezuela, bajo la dirección del prestigioso Maestro Thomas Clamor, trompetista principal de la Filarmónica de Berlín, quienes desataron el furor en el público asistente; demostrando así la verdad del “milagro musical venezolano”. El Ensamble explotó todo el espectro de estilos y géneros desde lo clásico hasta la música popular americana, incursionando por el bossa nova, blues y el swing norteamericano, sin olvidarse jamás de nuestro rico y extenso repertorio musical venezolano, interpretando la Gran Fanfarria de Giancarlo Castro, un compositor que no sólo es venezolano sino que además es integrante de la agrupación, el famoso Tico Tico de Zequina de Abreu y una selección de West Side Story, de Leonard Berstein, y un brillante repertorio venezolano que llevarán a su próxima gira por Noruega.

Un momento privilegiado fue cuando después del público pedir más y más música de pie, con sus aplausos, el Maestro Clamor cedió la batuta a Rafael Payare, el joven director anzoatiguense, ganador del primer lugar en el concurso de dirección Malko 2012, quien estaba en el público recién llegado a suelo venezolano. Payare quien además es primer corno y fundador del Ensamble estaba disfrutando de sus compañeros de siempre antes de iniciar su gira de 23 conciertos por Europa, gracias al premio obtenido que lo llevará en primer lugar a Copenhague, capital de Dinamarca y a todo el viejo continente. Un triunfo más de movimiento musical venezolano bajo la visión del Maestro Abreu, momento de primicia de gran emoción para AVAS y para el propio ensamble. Un regalo del Maestro Clamor, gesto que demuestra que también para el movimiento musical en Venezuela “ Dar es un buen negocio”.

Son muchas las personas que necesitan asistencia para vivir de forma digna o superar un problema. AVAS es una de esas instituciones que está para apoyarles y atenderles incondicionalmente. Durante este año la Asociación Venezolano-Alemana de Socorro (AVAS) está festejando el 170 avo aniversario de su fundación .Según las palabras de unos de los oradores de orden, el Sr. Christoph Sander, Encargado de Negocios de la Embajada de la República Federal de Alemania, es sin duda la institución alemana más antigua de Venezuela. Fue en 1842 que un pequeño grupo de ciudadanos alemanes formaron una asociación de ayuda a alemanes, asociación de la cual en 1953 surgió la actual institución.

Mencionó la Sra Margot Margerie, Presidente de la Institución que se dedican a actividades filantrópicas orientadas a prestar ayuda, tanto material como espiritual y operativo, a personas de habla alemana que están pasando una situación de penuria. En sus actividades AVAS cuenta con la colaboración monetaria de sus miembros y amigos y el trabajo voluntario de un grupo de personas de su entorno.

En la celebración se encontraban presentes representaciones de las embajadas y miembros de la comunidad de Alemania, Austria, Suiza y de Funda Musical Bolívar. El apoyo para el Brindis estuvo a cargo de la Fundación Espacio Suizo (FUES), Charcutería Tovar, Bodegas Pomar, Coca Cola y Pan Alemán, así como otras empresas y amigos quienes propiciaron una hermosa y trascendental celebración para AVAS quienes tienen como premisa Ayúdenos a Ayudar.

Los presidentes de AVAS desde 1952 hasta hoy

  • Eduardo Röhl, 1952 – 1954
  • Helmut Jaffé AVAS Helmut Jaffé, 1955 – 1959
  • G. Sommerlatte, 1960
  • Olaf Von Scanzoni AVAS Olaf von Scanzoni, 1965 – 1971
  • Fritz Dürr AVAS Fritz Dürr, 1972 – 1994
  • Margot Margerie AVAS Margot Margerie, 1995 – 2001
  • Fritz Stock AVAS Fritz Stock, 2002 – 2003
  • Margot Margerie AVAS Margot Margerie, 2004 – 2013
  • Gisela Jaffé AVAS Gisela Jaffé 2014 – presente

Las directoras de AVAS que coordinan de manera profesional la labor social desde la refundación en el año 1952:

  • Thea Marquard, 1955
  • Ilse Rommel AVAS Ilse Rommel, 1956 – 1981
  • Ursula Hoffmann, 1982 – 1988
  • Gertrud Heimgärtner, 1989
  • Karin Giusti AVAS Karin de Giusti, 1990 – presente

¡Vaya nuestro especial agradecimiento a ellos y a los ayudantes voluntarios durante todos estos años!