Informe anual 2012

 

Queridos Miembros, Colaboradores y Amigos,

También durante este año han sido miles de manos que nos han ayudado para que nuestro trabajo fuese exitoso. Muchas veces uno se olvida, cuantas personas están detrás de nosotros para ayudarnos y por eso hoy quisiera nombrar solamente algunas de ellas: nuestra Junta Directiva, siempre dispuesta a colaborar con nosotros, Karin Giusti, resolviendo todos los problemas, Saadia Mariño, permanentemente ayudando en la oficina, Wolfgang Leute, sin él no tendríamos un Informe Anual, Rose Wagner y Werner Rinderknecht, reclutando nuevos miembros, Sebastian Werther, con quien hemos tenido una extraordinaria cooperación en la Embajada de Alemania y en especial nuestras cariñosas enfermeras en Las Marías. ¡Así podría seguir enumerando más y más! ¡Seguramente llegaría a mil!
Nos ha llenado de especial orgullo nuestro 170avo aniversario, el cual pudimos festejar también con Uds en forma importante.

¡Ojala podamos tener todavía muchos años valiosos!

Con cordiales saludos,

-oOo-

Estimados Miembros, estimados amigos,

Hace muchos años que escribimos este Informe Anual, y por lo general siempre encontramos una bella historia o una que nos hace pensar sobre su mensaje, para el tema que habría de ser del referido informe.

Este año no tenemos una historia.

Esta vez nuestro mensaje solamente se refiere a las manos que ayudan, tal como figura en la portada.

Durante este año AVAS cumple 170 años de fundada. Con tal motivo hemos modificado y modernizado nuestro logo, gracias al trabajo creativo de Sasha Kuhn a raíz de nuestro solemne concierto del 14 de mayo. También nuestro logo muestra las “manos que ayudan”, y esto también ya hace muchos años.

Ahora háganse Uds una idea de cuántas manos han ayudado durante estos ciento setenta años, manos de voluntarios, de colaboradores, de personas que nunca fueron mencionadas, pero que siempre estaban a nuestro lado en el momento preciso, pero también de personas, que en aquel momento fundaron a AVAS con el objetivo de ayudar a otros.

¡Y también, a cuántas personas fue posible ayudarles!

Mientras seas gentil y exista amor en tu corazón,
mil manos vendrán gentilmente para ayudarte,

Mientras seas gentil y exista amor en tu corazón,
tú llegarás con mil manos para ayudar a los demás”

Para los años venideros solamente podemos anhelar, que sigan siendo miles de miles de manos las que seguirán dando y recibiendo.

Les saluda, también a nombre de la Junta Directiva,

-oOo-

AVAS celebra 170 años de fundada

Desde 1842 nuestra Asociación existe en Venezuela. Con algunas cortas interrupciones motivadas por razones políticas, fue constituida por última vez en 1951 bajo el nombre de ASOCIACIÓN VENEZOLANA ALEMANA DE SOCORRO (AVAS).

A raíz de este importante aniversario fue organizado un concierto el 14 de Mayo 2012, concierto al cual fueron invitados Miembros y amigos de la Asociación.

La parte cultural de la velada estuvo a cargo del Ensamble de Metales de Venezuela. Bajo la dirección de Thomas Clamor los jóvenes interpretaron una serie de composiciones clásicas y ligeras. El público, que había concurrido masivamente, los aplaudió con creciente entusiasmo.

A continuación del concierto se ofreció un brindis a los asistentes, durante el cual pudieron conversar sobre la Asociación y sus objetivos. La velada fue para todos un evento agradable, el cual se extendió hasta altas horas de la noche.

En este momento queremos nuevamente agradecer al Ensamble, a su Director y demás miembros de este grupo como así también a todos los que voluntariamente nos ayudaron y a los que nos hicieron llegar sus productos para el brindis por la gran colaboración recibida.

También en este caso fueron mil manos las que en el corto tiempo del que se dispuso para organizar el evento hicieron que con su ayuda éste se transformara en un notable éxito.

-oOo-

¡Muchas manos arruinan la comida!

Esta expresión es verdaderamente la contradicción de nuestro lema del año.

Recibimos una llamada de la esposa de un antiguo colaborador de AVAS. Su esposo se encontraba gravemente enfermo y debía someterse a una difícil operación de cadera. No podía caminar, dado que existía el peligro de una complicada fractura. A pesar de que la pareja había cancelado, con dificultades, un seguro médico, el costo de una prótesis no estaba cubierto y en el presente caso esto representaba una erogación de Bs 50.000. Recién durante la operación se iba a establecer el diagnóstico definitivo, si el problema en la cadera era una metástasis de un cáncer de próstata, enfermedad que de hecho existía. Lo que naturalmente iba a conllevar altos costos adicionales.

La situación económica de la familia era dramática. La pareja vivía en la vivienda de los padres de la señora, quienes justamente sufrían de graves problemas de salud y quienes aun debían cancelar muchas deudas en 2 clínicas. Estas 4 personas vivían de tres pensiones del IVSS, lo que en estos momentos son apenas Bsf 6.000. De este monto también se cancelaba mensualmente el ya mencionado seguro médico. Ambos hijos del paciente vivían en Tenerife, en una situación verdaderamente precaria y sin posibilidades económicas, dado que ellos también se encontraban sin trabajo durante bastante tiempo, habiendo conseguido uno desde hacía muy poco tiempo.

Primeramente pudimos verificar que el señor era alemán y que tenía un pasaporte válido, lo que permitiría un posible tratamiento en Alemania. Entonces establecimos la idoneidad física para viajar del paciente, para luego tomar contacto con la Embajada de Alemania, a fin de establecer la mejor manera para recibir al señor y proporcionarle su tratamiento.

Muñido de la descripción de las circunstancias sociales y detallados informes médicos se organizó el transporte y la recepción al igual que su ingreso al hospital a través del servicio social eclesiástico para los pasajeros en el aeropuerto de Frankfurt. Esto ya lo habíamos realizado en el pasado con muy buenos resultados. El pasaje fue cancelado por AVAS como así también otros gastos incidentales.

A pesar que resultó muy doloroso, la pareja tuvo que separarse en esta hora tan difícil, dada la ya descrita situación financiera.

El vuelo se desarrolló sin contratiempos y tampoco fue problema la recepción en el aeropuerto y su posterior traslado.

El problema comenzó al día siguiente. Había urgentes llamadas en el contestador telefónico de parte del hospital en Frankfurt, solicitando de ponernos en contacto con ellos. La diferencia de horario fue realmente un problema.

Se trataba de lo siguiente: “¿Quién sería responsable por los gastos del tratamiento del señor? Y además este hospital no es adecuado para casos como este”.

Yo estaba totalmente sorprendida, y expliqué detalladamente que se trataba de un caso social y que el informe de la Embajada describía exactamente las circunstancias del paciente. Además durante los días antes de la operación en varias oportunidades nosotros habíamos hablado telefónicamente con el Servicio Social del aeropuerto, a fin de organizar todo cuidadosamente.

Del mismo modo habíamos conversado con el médico jefe del departamento correspondiente y la dura respuesta siempre fue que ellos no podían mantener al paciente en su hospital.

A través de amigos en Venezuela se contactó a la Sra Petra Holle en Frankfurt, quien es miembro del Servicio Social de la Orden de Malta y amablemente visitó varias veces al hospital. Ella conversó con el paciente (quien lucía desamparado y completamente desconcertado), con el servicio social en el hospital, con los médicos. Aquí en Caracas la señora estaba muy alterada, porque también a ella la llamaban constantemente. Nos comunicamos con la Embajada la que nos confirmó que él, como alemán, tenía derecho a la ayuda que no podía tener en el extranjero, todo de acuerdo con lo dispuesto en las leyes sociales.

Siguieron más y más conversaciones telefónicas, incluyendo un correo electrónico de texto bastante desvergonzado por parte del responsable de los casos sociales del hospital, con la acusación que “todo había sido muy mal organizado”, pero nosotros no progresábamos. Todo esto era totalmente incomprensible para nosotros.

Después de apenas una semana, durante la cual por lo menos le administraban al paciente morfina para sus dolores, la señora fue llamada en medio de la noche (hora matutina en Alemania) que su esposo iba a ser dado de alta a las 2 de la tarde. Esto significaba que lo iban a sentar en la calle con su maleta. “Que se traslade a un albergue de personas sin hogar, pero que allí solo podía estar durante la noche, siendo que de día debía volver a quedarse en la calle”. Nuestra querida Señora Petra Holle nos llamó muy preocupada, dado que por coincidencia ese día ella no se encontraba en Frankfurt, y como única ayuda le había reservado una habitación en un hotel.

En su desesperación la señora llamó entonces a sus hijos en Tenerife, los que de inmediato tomaron un préstamo para comprarle un boleto aéreo hasta Tenerife. Todo esto ocurría en el medio de la noche. Durante la mañana siguiente, cuando nos enteramos de la situación, ya todo había quedado organizado. Nosotros no salíamos de nuestra consternación.

Fin del cuento, mientras tanto ya han pasado algunas semanas, los hijos del paciente, siendo empleados, pudieron inscribir al padre en la “Seguridad Social”, él duerme sobre el sofá en la sala de uno de ellos. Por lo menos pudo obtener hasta ahora los medicamentos para sus dolores, y existe la esperanza que quizás sí pueda someterse al tratamiento que necesita.

¿Y quién arruinó la comida? De esto nos enteramos recién después: en el hospital siempre había otra persona en el departamento social, dado que la responsable se encontraba de vacaciones. El error consistía solamente que nadie había ido con el señor al Servicio Social de la ciudad para presentar la solicitud, dado que él no podía movilizarse solo, en silla de ruedas. Normalmente el hospital debería haber hecho la solicitud, ya que estaba en perfecto conocimiento de la situación del paciente. Normalmente… Por qué esto no fue hecho sigue siendo un misterio para nosotros.

¡Aparentemente esta vez la ayuda no iba a finalizar satisfactoriamente, a pesar que había muchas manos dispuestas a ayudar!

¡A pesar de todo todavía abrigamos la esperanza que aunque sea en Tenerife pueda recibir la ayuda necesaria, porque esta es ahora su única esperanza!

-oOo-

Buenas noches, Edgardo

Puede ser que la carta que te escribo hoy suene como una carta de amor y en cierto sentido es así pues hace muy poco le comentaste a Lucy, la enfermera, que Dios te quitó a tu madre antes de tiempo pero sí te dejo una de “repuesto” y me señalaste a mí. Pues como tal madre te escribo hoy esta carta, precisamente una carta a un hijo querido.

En mi escritorio, delante de mis ojos está el Informe Anual de 2011 de AVAS. Tu foto está ahí. Tú estás sentado en la silla de ruedas, detrás de ti sonriendo, María, la maravillosa enfermera y amiga de Campo Alegre. En tu boca veo dibujada esa suave pequeña sonrisa, la que siempre tienes cuando me quieres decir algo sin envolverlo en palabras o cuando haces tus irónicas o humorísticas observaciones. Tus ojos tienen la misma expresión a la cual estoy acostumbrada: críticos, cuidadosos, alegres, tristes, ávidos de respuestas, dudosos, como sea, pero siempre sabios. Tú utilizas mucho ese lenguaje de las miradas que delatan tus emociones, te haces entender sin necesidad de hablar…el que te conoce simplemente te comprende.

Tú tienes el gran don de conquistar los corazones y esto es seguramente, una parte de tu gran deseo sincero de vivir, de estar aquí y vivir esta vida que te parece digna de vivir a pesar de todas las complicaciones que te aquejan.

No naciste en el lado de sol, tu infancia y juventud fueron muy fuertes, tu estabas muy a menudo enfermo, como dijiste hace poco a Lucy en un momento que ella te estaba atendiendo: “Lucy, se como se debe hacer esto pues tengo mucho mas años enfermo que tu de enfermera”. Ningún ser humano sano o como tu siempre dices “normal” puede imaginarse, ni un solo momento, ni un segundo, lo que significa depender toda una vida, más de 50 años, de la ayuda de alguien, para cualquier actividad, la más simple que sea, depender de una mano que se te estrecha para hacerte un ser valioso con vida. Nadie, ningún ser humano sano y normal jamás sabrá lo que significa esto y tú nunca te quejas. Tienes una forma propia de dar las gracias, la palabra gracias aparece poco en tu vocabulario pero está en el aire como una pequeña brisa o una metáfora.

Tú me cuentas cuan duro trabajaba tu madre para alimentar a cuatro hijos, para verlos crecer. Diariamente iba de Guarenas a la Colonia Tovar para trabajar fuertemente a fin de llevarles en la noche un saco lleno de vegetales y frutas cargándolo en su hombro como si fuera un hombre. Ella fue una mujer valiente y adorable cuya belleza te encantaba. Con admiración un día me comentaste: “es bellísima”, cuando Carmen la arreglo para un café navideño en AVAS.

Una sola vez me preguntaste porqué Dios cargó tanto a toda la familia. Tu sabes muy bien que yo no lo se. Tú querías haber nacido normal, tú querías ser científico, estudiar e investigar y aquí estás condenado a tu silla de ruedas pues tu cuerpo es demasiado débil para permitir que tus sueños y deseos se hicieran realidad, que a tu alma e indescriptible inteligencia le crecieron alas.

El enorme campo y la profundidad de tus conocimientos fueron adquiridos sólo escuchando radio y absorbiendo cada palabra… qué capacidad para asociar, para relacionar los acontecimientos nacionales e internacionales, lo más sutil y lo más denso. Como dices a menudo: tu maldición es tu memoria. Tu relación con Platón es como de tú a tú y tan pronto que empiezas a preguntarme acerca de Aristóteles o Sócrates es justo el momento cuando yo debo irme y tú te das cuenta, sonríes pero nunca te burlas.

Edgardo, esta carta podría ser interminable pues cuantas cosas, conversaciones e incluso pequeñas excursiones nos unen… y ahora te fuiste. Ahora a tu alma le crecieron alas, abandonaste tu cuerpo frágil y estás allá donde seguramente por los momentos aun no querías estar, pero en cualquier momento si – con tu madre, tus hermanas y siempre con Dios. Dejaste solo a tu hermano Freddy y le haces mucha falta. Te prometemos que AVAS y Carmen seguiremos ocupándonos de él.

Edgardo, te echo de menos,

Tu “vice-madre” Norka

-oOo-

El grito de auxilio del Tesorero

Nuestro lema para este año describe muy acertadamente cómo en AVAS interpretamos nuestra misión. Tal como ocurrió con nuestros antepasados hace ya 170 años y con todos los colaboradores, voluntarios o no, desde aquel entonces, nadie nos impuso esta misión, sino que todos hemos tenido la convicción de querer ayudar allí donde seres humanos han sido inocentes víctimas de alguna situación de emergencia.

Sin embargo para esto no solamente es necesario tener voluntad y tiempo, sino también los medios económicos a fin de poder cumplir con este objetivo. Tanto para medicinas, como para ayuda financiera directa, servicios médicos, exámenes, intervenciones quirúrgicas, y también para el extenso trabajo de nuestra Directora, y para nuestra por cierto muy módica administración.

Esta positiva actitud frente a la misión se refleja como nuestra respuesta de ayuda; son las muchas manos que colaboran directa e indirectamente con este cometido. Y solamente de esta manera podemos transmitir lo que esto nos permite. Tal como hemos informado repetidamente en Informes Anuales anteriores, no recibimos subsidio estatal alguno, sino que nos financiamos exclusivamente a través de las contribuciones voluntarias de nuestros miembros, donaciones especiales de personas, empresas y fundaciones como también de ayudas de las dos iglesias de habla alemana.

Sin embargo este año solamente hemos recibido 75 contribuciones de nuestros miembros, cuando un tiempo atrás habían sido más de 200. Y estas 75 contribuciones ya no pueden cubrir nuestros costos normales, aun cuando las contribuciones individuales se hayan reajustado con la inflación del país. Aun así, nos alegramos cuando escuchamos que por allí y por allá existe la voluntad de contribuir con donaciones especiales, cuando alguna emergencia así lo amerita, es decir, cuando debemos cubrir gastos de mayor envergadura. Estas son las manos de las que dependemos.

Nuestro compromiso en el hogar de Las Marías se funda en este mismo principio, es decir ayudar hasta donde podemos hacerlo. El hogar debería sustentarse con los pagos de los familiares de los huéspedes a nuestro cuidado, tal como debería ser para un hogar de ancianos o de cuidado personal. Sin embargo esto no es el caso desde un punto de vista estrictamente comercial. Si nosotros deberíamos cancelar todas las ayudas voluntarias que recibimos, ya no sería posible mantener al hogar, y de este modo el mismo es parte de nuestro trabajo social, respondiendo cabalmente a nuestros objetivos.

¿El grito de auxilio? Ayúdenos a poder seguir trabajando como hasta ahora; en la forma que lo han visualizado nuestros antepasados y de ayudar lo más posible dentro de nuestras posibilidades.
G Wolters

-oOo-

Exactamente hace un año conocí a Holger en una cena de beneficencia navideña del Rotary Club. Conversamos extensamente y me pareció que el relato de su vida y su cariño hacia este país eran impresionantes.
Sin embargo Holger también descubrió con su cámara “la otra belleza” de las personas. Con algunas otras personas también crearon una fundación, la Fundación Limón, www.fundacionlimon.org.ve. Vale la pena entrar en este portal.
A principios de este año Holger fue asaltado brutalmente en su casa y casi pierde la vida durante ese hecho. Todas sus reservas se consumieron en la operación y la prolongada estadía en la clínica. Cuando en AVAS nos enteramos de esta situación, de inmediato decidimos ayudarle, sabiendo que Holger nos reembolsaría la ayuda financiera que le proporcionamos para la reparación de la seguridad de su casa. El relato de Holger es, nuevamente, reflejo de la tragedia de nuestro país. Alguien que llegó a este bello país y se quedó en él, porque conoció a tanta gente que resultó tan encantadora porque él se había enamorado de este país. Pero él también resultó ser una víctima da la bestialidad que ahora también prevalece a diario, porque el odio y la envidia hablan otro idioma, ocasionando graves daños. Pero este mal no podrá destruir la belleza y “la otra belleza” de las personas de este país.
Arno Erdmann
-oOo-

Mi nombre es Holger Michael Stork. Nací el 2 de Septiembre de 1967 en Dortmund, Alemania, y después de graduarme de bachiller y cumplir con el servicio obligatorio de paz en el programa Signos de Expiación/Servicios de Paz, donde cuidé de personas discapacitadas en Francia, entre otras cosas con trabajo con ancianos y en residencias abiertas, comencé un viaje alrededor del mundo. Una de mis primeras ciudades fue Caracas, donde por cosas del destino llegué desde el primer momento a un distrito de personas poco favorecidas, el 23 de Enero. Allí, las personas muy cariñosamente me “adoptaron”, me enseñaron el idioma, me “explicaron” a Venezuela, brindándome apoyo en mis primeros esfuerzos para encontrar trabajo y un sitio donde residenciarme. Mi primera actividad profesional fue la de guía turístico ecológico en un campo vacacional en el estado Amazonas, donde pude mostrarle a extranjeros las bellezas y las características especiales de este país. De nuevo en Caracas, impartí durante varios años idioma alemán, tanto particularmente y luego también, conjuntamente con traducciones técnicas, en una empresa farmacéutica de importancia en Venezuela. Paralelamente me ocupé intensivamente con la fotografía, una piedra angular en mi vida, que mi padre adoptivo me impartió desde pequeño, y que desde hace muchos años y con gran alegría representa mi ingreso profesional.
El 15 de febrero de este año fui víctima de la desbordante criminalidad del país. En mi casa fui apuñalado por la espalda, recibiendo también un tiro de escopeta en mi cuello. La puñalada perforó mi pulmón derecho. A raíz de este evento me robaron prácticamente todas mis pertenencias, mi casa fue desvalijada por completo, y yo estaba enfrentado a la nada.
Cuando después de semanas de permanecer en una unidad de cuidados intensivos y permanencia en una clínica pude reestablecerme más o menos, fue que AVAS se puso en contacto conmigo, dado que habían escuchado de mi percance. En este contexto quiero resaltar que en aquel momento había recibido completa solidaridad de mis amigos y compañeros venezolanos, quienes me dieron albergue después de mi permanencia en la clínica, cuidando de mi casa y de mis animales, estando siempre a mi lado para ayudarme.
AVAS también me ofreció su ayuda, proporcionándome medios en forma expeditiva y sin burocracia, para que mi casa, que había sufrido significativamente durante el asalto, fuese reacondicionada; pagaron los honorarios y los utensilios de trabajo de un albañil y de un soldador. Por encima de esto me prestaron ayuda económica para terapia psicológica, a fin de poder digerir mejor lo que me había ocurrido.
Finalmente hasta me proporcionaron un adelanto para construir un cerco alrededor de mi casa para de esa manera darle a la misma mayor seguridad.
Gracias a toda esta ayuda me fue posible regresar a mi casa durante agosto de este año. También recibí nuevas frazadas y ropa de cama, cosas que posiblemente se consideren pequeñeces, pero quien ha pasado por una situación como la que yo sufrí, sabe que tal palabra no existe, siendo que hasta una insignificante frazada le puede proporcionar un sueño nocturno continuo y protección del frío.
¡Mi sincero agradecimiento!
Holger Stork

-oOo-

“Yo ya he visto mucho” nos escribió el Señor Werther de la Embajada de Alemania, “pero lo que he vivido hoy, no me permitió dormir esta noche”.
Y yo no le podía dar más que la razón. En todos los muchos años de trabajo en AVAS no podía recordar haber visto una vivienda (porque alguna vez lo había sido) de ese tipo. Cualquiera diría que ¡de esta manera no se podía vivir!
En este caso se trataba del alojamiento de un alemán de 47 años, quien necesitaba urgentemente de nuestra ayuda, como nos contó su ex esposa venezolana, madre de su hijo de 5 años.
El hombre había transpuesto todas las extremas etapas de su adicción a las drogas y al alcohol. Aparentemente durante uno de esos terribles días se había caído. Se llamó a su ex esposa, como tantas veces ya se había hecho. Ella lo llevó a un hospital público. No se pudo saber lo que allí sucedió. En todo caso lo que se le dijo fue que debía ser operado de inmediato de la clavícula, después de lo cual él se retiró del hospital. Entonces él estaba postrado en su cama, casi no podía moverse y esperaba. ¿A la muerte? No lo podemos aseverar.
Cuando la mujer llamó a la Embajada no sabía lo que debía hacer, ni como se le podía ayudar. Entonces ella nos fue encomendada. Ella nos relató las absolutamente catastróficas condiciones de la vivienda y también de él y que si lo visitábamos, solamente se podía tolerar el hedor de la suciedad usando una máscara.
Lo primero que propusimos fue que ella nos enviase las radiografías. Las mismas fueron inspeccionadas por el Dr Hrgetic, quien estableció que lo peor eran 5 costillas fracturadas, siendo que una de ellas había perforado al pulmón. Al preguntársele como respiraba nos respondió: con dificultades. Entonces hubo que actuar rápidamente. En compañía del Señor Werther nos dirigimos a la zona humilde de El Junquito, para convencerlo de ingresar urgentemente al hospital. Y la señora tenía razón, ya que como no habíamos llevado unas máscaras, tuvimos que apelar al viejo método de respirar por la boca. Porque ninguno de nosotros había visto nunca tal acumulación de basura, botellas, muebles quemados y destrozados, y suciedad de la peor índole. Fue con dificultad que tuvimos que transitar encima de todo esto para por lo menos entrar a la habitación, donde se encontraba la cama del paciente, llena de suciedad. Dado que podía obtener auxilio por parte de su madre en Alemania, él accedió a internarse en una clínica privada. Por momentos, AVAS se responsabilizó por los costos incurridos.
La cariñosa mujer se preocupó que llegara allí con ropa limpia y en forma más o menos “higienizada”. Se le salvó la vida. Se le compensó el neumotórax y después de 3 días podía respirar sin oxígeno. Durante ese tiempo resultó ser un paciente difícil e indisciplinado. Ya en la admisión de la emergencia él demandó derechos y servicios que en Alemania nunca podía esperar de obtener. Yo casi no lo podía tranquilizar y debía hablarle con extrema suavidad para que por lo menos se quedase allí. En esos días nos enteramos por la mujer, que siempre venía de El Junquito para visitarlo, cómo él había llegado a ese lamentable estado. Y como la familia había sufrido por todo eso, hasta que finalmente decidieron de abandonarlo para de esa manera salvar la vida del hijo de ella. Él se jactaba de dominar 9 idiomas, que había viajado por todo el mundo y que había ganado mucho dinero.
Apenas pudo respirar mejor, él se fue de la clínica, sin que se le hubiera realizado otra vez un chequeo.
Sin embargo la buena noticia fue que el no pudo regresar a su vivienda alquilada, la cual desde hacía tiempo no había cancelado. Por este motivo fue que primeramente llegó a la vivienda de su ex mujer y la Embajada le emitió un nuevo pasaporte. Su madre, que por primera vez recibió los pormenores del estado de su hijo por parte del Señor Werther, pagó por el pasaje aéreo a Alemania como así también una terapia de abstinencia. Se nos manifestó que ella no pudo reconocer a su hijo en el aeropuerto, dado que en todos esos años había cambiado su semblante, habiendo envejecido significativamente.
La buena noticia: tenía planes de volver a trabajar, de tomar cuenta de su vida. Abrigamos la esperanza que así sea, para bien de él y de su familia. El tiempo nos dirá si todo este proceso realmente fue uno para salvar una vida. De todas maneras fue un ejemplo de la buena colaboración entre AVAS y la Embajada.

-oOo-

De las Estadísticas

Cuando preparábamos el folleto festivo para el 170avo aniversario de AVAS, buscamos Informes Anuales del pasado. Allí había algunos de la Señorita Rommel, quien durante muchos años fue directora de AVAS. Allí ella registró interesantes estadísticas sobre llamadas telefónicas, asesoramientos, visitas, viajes al interior del país. Es increíble como al presente se han modificado las circunstancias en ese sentido.
Hace unos días el periódico El Universal publicó la noticia cuantos días una persona pasa anualmente en el tráfico de Caracas. ¡Es un mes completo!
Yo bien puedo aseverar esto, seguramente hoy nuestra estadística de visitas sería muy diferente, si se considera lo que se necesita para cada trayecto.
Quiero referirme a una persona, a quien prestamos ayuda desde algunos meses y para cuya visita se necesita una completa mañana.
Como es habitual, se nos llamó, por una “anciana alemana” que residía fuera de Caracas y que no tenía que comer. En el ínterin ella recibía algo de pan y sardinas por parte de vecinos caritativos, pero la situación era realmente mala.
Dado que se ubicaba algo fuera de Caracas nos comunicamos con un vecino, un señor de la “Junta Comunal” que estaba dispuesto a encontrarse con nosotros.
Un señor de pequeña estatura, que manejaba un antiquísimo Volkswagen era esta bondadosa persona, que se ocupaba de esta señora y continuamente ayudaba, trayendo agua y comestibles, y procediendo a reparaciones aquí y allá. Él me manifestó que los vecinos le habían dado como misión conseguir la ayuda para esta señora, de una u otra forma. Ella vivía sobre un terreno en el cual se habían construido 4 casas. Ya que era la administradora del ya fallecido propietario, ella siempre recibía el alquiler de las otras 3 casas y de eso vivía. Resultó que dos subinquilinos se enteraron que ella no disponía de la documentación correcta de propiedad y que por eso ellos no iban a seguir pagando su alquiler. Ella tenía que subsistir con los Bs 500 que una subinquilina le pagaba de lástima. El no podía establecer si ella todavía tenía la nacionalidad alemana, pero sí que en el pasado había estado casada con un alemán, teniendo 3 hijos de ese matrimonio. Durante nuestra primera visita, de la cual se alegró mucho, pude constatar que no tenía ningún alimento en la casa, y que realmente subsistía de pan, agua y sardinas, que este señor le traía. Además ella tenía gatos y perros, que recibían de él arroz para animales.
Una tragedia, a pesar de que la casa lucía bastante ordenada, pero uno se podía imaginar que tan limpia podía estar, cuando faltaba dinero para elementos de limpieza. Sin duda, un extremo caso de necesidad.
En la Embajada pudimos establecer que ella había perdido la nacionalidad alemana. De esta manera no había forma de obtener ayuda social ni aquí ni en Alemania. Fue entonces que tratamos de obtener alguna ayuda de los hijos, con los cuales durante muchos años ella no mantenía contacto alguno, o a través de una hermana en Estados Unidos, de cuya existencia también nos enteramos. Mucho tiempo se invirtió para obtener toda esa información.
Dado que ella también era un poco “especial” todo el asunto tenía que manejarse con guantes de seda. Ella tenía ciertas ideas, vanas por cierto, de posibilidades de trabajar, como traductora, y de gente importante que le iban a ayudar. De amigos recibimos una caja con comestibles que de inmediato le hicimos llegar.
A continuación pudimos conseguir una significativa suma de dinero de los hijos, y con la cual pudimos comprarle, dos veces por mes, y llevarle: fruta, verdura, artículos de limpieza y de uso diario. Algunas pocas proteínas en forma de queso, o carne, dado que su nevera prácticamente no funciona. Repetidas veces la corriente se interrumpe y los bombillos también se queman por lo que ella por lo general pasa las noches a oscuras. Este problema no lo hemos podido solucionar hasta ahora.
El mencionado dinero ya prácticamente se ha gastado completamente y ahora nos basamos en la esperanza de obtener una ayuda que inesperadamente se nos ha prometido. La hermana que vive en los Estados Unidos que también vive en una situación precaria, recordó que su esposo había trabajado en Venezuela en el pasado (el señor ya cuenta con 80 años), y que a través nuestro él podría solicitar su pensión del IVSS de manera que nosotros podríamos contar con algo más de dinero para las compras. Esto es para nosotros una esperanza, dado que ella no tiene derecho a una pensión, e ingresarla al Hogar de Campo Alegre simplemente consumiría demasiado de nuestro presupuesto anual.
Sn embargo es difícil de comprender cuanto mejor ella luce después de algunos meses y cuanto más limpia está su casa. Tiene algunos problemas de salud de los cuales nosotros aún tenemos que ocuparnos, porque todas las ayudas estatales al respecto (rayos X de las rodillas, examen de los ojos, etc) no pudo obtenerlas nuestro pequeño amigo. Pero si se considera que cada compra y visita, el recorrido de ida y vuelta en las casi imposible rutas de aquella zona me consumen 5 a 6 horas, entonces se puede comprender que en algunos casos el tiempo tiende a desaparecer y que las estadísticas no reflejan lisa y llanamente la realidad.
En este caso, más que “mil manos” un ¡helicóptero sería de mejor ayuda!
O uno debe mantener la calma para sobrepasar más o menos sanamente estas horas…
Sin embargo esto son hitos en nuestros trabajos, porque representan real ayuda. Al momento de despedirme antes de mis vacaciones, ella me dijo: “Karin ¿tu puedes ver el lago allí abajo? ¡Cuando tu regreses, se estará desbordando de todas las lágrimas que lloraré hasta que tu regreses!”
Tan importante es el trabajo de AVAS, en este caso para salvar una vida.

-oOo-

El 11 de noviembre falleció el Señor Christoph Blohm.

Fue miembro de AVAS por casi 40 años. Como persona y también como Presidente de la Fundación Edmundo y Hilde Schnoegass siempre estuvo muy pendiente de AVAS para asistirle generosamente con sus proyectos. Fue un gran hombre y nuestra comunidad ha perdido con él un importante amigo.

Acompañamos a su familia en esta gran perdida. Que en paz descanse.

-oOo

Saludos de despedida y de bienvenida
Durante este año nos despedimos de Christa Latotzke, quien se desempeñaba durante muchos años como directora del hogar de ancianos alemán, la Fundación Benéfica Campo Alegre.
Seguramente Ud, habrá leído repetidas veces su nombre en nuestros Informes Anuales durante todo el tiempo en que ella se desempeñaba allí. Cada vez se trataba de situaciones en las que ella, y lógicamente con ella el hogar, intervinieron en situaciones de emergencia, admitiendo pacientes en el hogar, y ubicando a los casos sociales de AVAS en las habitaciones más pequeñas. Desde el mismo momento en que ella había asumido la dirección del hogar, nuestra comunicación con ella fue amigable y realmente buena. Ambas instituciones pudieron ayudarse mutuamente y la colaboración siempre fue la base del buen entendimiento, para ayudar al prójimo y a los menos favorecidos. De su extraordinaria forma de dirigir el hogar seguramente pueden dar crédito las personas alojadas en el mismo. Nosotros siempre hemos escuchado que las mismas se sentían muy bien allí.

Todos le podrán relatar que sus manos se transformaron en “miles de manos”, a fin de poder realizar todos los trabajos. Ella y su marido se han residenciado en Alemania, y a los dos les deseamos que allí puedan disfrutar de tan felices años como los que ellos le han proporcionado a tantas personas ancianas.
Con todo aprecio saludamos a la Señora Gisela Fernow, quien se ha hecho cargo de este trabajo no del todo fácil. Estamos contentos que también con ella podemos tener una mutua colaboración, la que también irá acrecentándose para ayudar allí donde más necesidad hay.
El año pasado nos habíamos despedido en la Congregación Católica San Cristóbal del Diácono Franz Joseph Weppelmann y su Señora Heidi. Siempre pudimos contar con una buena colaboración mutua con ellos. En especial fue el Hogar de Las Marías donde eran muy apreciados, y los cultos que él celebraba una vez por mes siempre eran muy bienvenidos. Ellos también se encuentran ahora en Alemania, y nosotros les deseamos muchos momentos de alegría y éxitos en sus nuevas responsabilidades.
-oOo-
Nuevos Miembros
Nos complace presentarle nuestros nuevos Miembros, al tiempo de extenderles nuestra bienvenida:
2SP Consulting Team, Agencia de Viajes Humboldt, CA, Ernesto Andrés Blohm, Richard Brown, Marco Cardozo, Wilhelm Deubet, Cornelius Eisig, Christian Koch Payot, Itziar Koch Payot, Distribuidora Nelke C A, Ferrum, CA, KO – BE Representaciones Científicas CA, David Landa, Hans Loderaud, Aristóteles Marín Fermín, Arístides Marín Rojas, Lorena de Martínez, Roland Matthies, Ernst & Hertha von Mecklenburg, Robert Reinecke, Marianne Riess, Matthias Wilhelm Schultz, Karl Stumpf, Marianne Berckemeyer de Weise.

-oOo-

Responsable por el Contenido: Karin Ehlert de Giusti

VORSTAND / JUNTA DIRECTIVA (2012)

Presidente Sra. Margot Margerie
Vice-Presidente Sr. Arno Erdmann
Tesorero Sr. Georg Wolters
Vice-Tesorero Sr. Egon Pistohl
Secretario Sra. Gisela Jaffe
Vice-Secretario Sra. Ursula Barreto

Weitere Vorstandsmitglieder / Vocales

Sra Waltraut Benetka
Sra Heidi Girón
Sr Michael Gumprecht
Sra. Christa Mangado
Sr. Werner Rinderknecht
Sr Fritz Stock

Leiterin / Directora
Sra.. Karin Ehlert de Giusti – Teléfono Celular (0416) 715 – 0115

Bürostunden / Horario de Oficina

8:00 am – 12:00 m

Fester Sprechstundentag / Día de Consulta

Dienstag Vormittag (oder je nach Absprache)
Martes en la mañana (o cuando se solicite)

Bitte vormerken !

JAHRESHAUPTVERSAMMLUNG

Februar 2013, um 18:00 Uhr
in der Calle Junín 05, Quinta AVAS,
El Rosal.

• Finanz- und Tätigkeitsbericht
• Allgemeines
• Brindis

¡Favor tomar nota !

ASAMBLEA ORDINARIA ANUAL

de Febrero de 2013, a las 6 pm
en la Calle Junín 05, Quinta AVAS,
El Rosal.

• Informe de Actividades, Ingresos y Egresos
• Asuntos Varios
• Brindis

Jahresbericht

2012

Informe Anual

Solange Du liebenswürdig bist und Liebe im Herzen hast,
werden tausend Hände da sein, um Dir zu helfen.

Solange Du liebenswürdig bist und Liebe im Herzen hast,
wirst Du mit tausend Händen da sein,
um den anderen zu helfen.

Mientras seas gentil y exista amor en tu corazón,
mil manos vendrán gentilmente para ayudarte,

Mientras seas gentil y exista amor en tu corazón,
tú llegarás con mil manos para ayudar a los demás