Informe anual 2016

Un hombre estaba sentado en un banco del parque, triste y deprimido. Pensaba en su vida y sobre todo lo que le fue mal. Una niña, que caminaba por el mismo parque miró al hombre, se dio cuenta de su estado de ánimo y se sentó junto a él preguntándole: “¿Por qué estás tan triste?” El hombre se inclinó: “Oh, tú sabes, me falta alegría para vivir. No sé cómo proceder, todo y todos han conspirado contra mí y nada se está ejecutando como debiera.”

La chica parecía sorprendida y le preguntó: “¿Dónde está su bolsa de color amarillo? ¿Puedo verla? “. El hombre no entendía, y respondió: “Qué es una bolsa de color amarillo? Sólo tengo una negra. “En silencio le dio a la chica la bolsa negro. Con cautela la niña la abrió, miró en su interior, se asustó y dijo, horrorizada: “Son sólo malas experiencias, pesadillas, desgracias, dolor y sufrimiento”. El hombre respondió con tristeza: “Eso es y por ello no puedo hacer nada.”
“Aquí mira,” dijo la chica y le entregó al hombre una bolsa de color amarillo. Miró dentro y vio un buen montón de cosas buenas: días soleados, horas felices, risas, alegría, serenidad y satisfacción. Se sorprendió porque la chica era tan joven y le preguntó: “¿Dónde está tu bolsa negra?”

La niña respondió audazmente: “La echa todas las semanas a la basura y no me preocupo más. Creo que es mucho más agradable llenar mi bolsa amarilla en repetidas ocasiones. Como meto siempre tanto como sea posible, cuando me da la gana o estoy triste miro adentro y me siento otra vez feliz. Cuando sea muy mayor tendré una bolsa bien llena y podré admirar a un montón de buenos recuerdos! ” El hombre se sorprendió y cuando aún pensaba en ello la chica se había ido. A su lado encontró una bolsa de color amarillo en el banco. La abrió con cautela y vio que estaba casi vacía. Sólo una conversación cordial con la niña había adentro.

El hombre sonrió y se puso de pie. Tomó la bolsa amarilla. En el camino a casa descartó su bolsa negra en el siguiente pote de basura.

Estimados miembros, ¡queridos amigos!

Muy a menudo nos preguntan amigos y familiares, “¿Cuánto tiempo crees que lo puedes aguantar aún en Venezuela? Cuando se irán finalmente de ahí?” o “¿Cómo puede Usted aguantar allí al país en esa situación?” Bueno, después de leer esta historia, puedo dar la respuesta. Botamos nuestra bolsa negra todas las semanas, a veces todos los días, dependiendo de lo pesado que fue el día o la noticia, lo más lejos posible. Y nos regocijamos una y otra vez con nuestras bolsas amarillas. Y de ello es que queremos narrar en este informe anual. Hay muchas cosas que no podemos cambiar. Pero podemos llenar nuestra bolsa de color amarillo con un montón de experiencias agradables. Y Ustedes, queridos miembros y amigos nos ayudan a lograrlo. Con su ayuda, sus contribuciones y donaciones.

Es por ello que estamos muy, muy agradecidos. ¡Esperamos seguir contando con Ustedes por mucho tiempo más!.
Les saluda también en nombre de la Junta Directiva

Karin de Giusti / Directora

Nos cuesta mucho escribir este año esta Edición Anual pues son demasiados los recuerdos que lo acompañan.
Uno de nuestros mayores colaboradores, el señor Wolfgang Leute ya no está entre nosotros. Fue de gran ayuda para AVAS. Sumamente cooperador, especialmente en situaciones difíciles fue a la vez un excelente consejero. Todos en AVAS lamentamos la inesperada partida de este gran amigo.

Lamentablemente Venezuela empeoró en los últimos tiempos en todos los aspectos por lo que nuestro trabajo se hizo cada vez más difícil. En fin, debemos vivir con ello por ahora, esperar por tiempos más venturosos y ver cómo se logra lo mejor a pesar de todo!

Muchos socios dejaron Venezuela y con ello AVAS. Las necesidades crecieron con este hecho y nos vimos forzados a encontrar nuevas fuentes de financiamiento.

Con gran éxito realizamos dos mercados de pulgas.

Pudimos también organizar un hermoso concierto. Nuevamente Cristina Neufeld, directora de la Asociación Cultural Humboldt, conjuntamente con los alumnos de la Escuela Mozarteum de Caracas nos ofrecieron este evento. Se imaginan nuestra alegría! Esta felicidad creció al recibir el ofrecimiento del Embajador de la República Federal de Alemania, el señor Stefan Herzberg y su señora esposa de hacerse cargo del brindis para esta ocasión. Nos sentimos súper felices y agradecidos! El brindis se transformó en un almuerzo con especialidades alemanas, un gran regalo para AVAS pero también para todos los asistentes. La Charcutería Tovar colaboró generosamente con embutidos y salchichas. Las tortas que se sirvieron fueron elaboradas por nuestras voluntarias.

Hubo que coordinar muchos detalles: Dejar imprimir las invitaciones, venderlas, dar a conocer el evento, planificar el menú, conseguir el punto de venta e instalarlo, organizar las entradas numeradas y la decoración floral. Nos fue de suma importancia tener organizado el transporte a este evento para los mayores sin medios de locomoción propios.

Gracias al trabajo en conjunto y el empeño de todos los voluntarios este concierto se transformó en un éxito rotundo! La sala estaba colmada, el Mozarteum presentó un excelente programa y nos sentimos muy satisfechos al poder presentar un evento cultural de tan alto nivel a los miembros de AVAS, sus amigos y al público en general.

Las semanas de preparativos valieron la pena y queremos a través de estas líneas agradecer nuevamente a los que ayudaron de una manera u otra al éxito logrado.

El que acaba fue un año en el que nos tocó acompañar casos sociales muy complicados y tristes. A muchos pudimos ayudar adecuadamente y en especial gracias a la ayuda de nuestros médicos a los que estamos sumamente agradecidos.
Sigue siendo nuestra responsabilidad, aún en estos tiempos difíciles, seguir ayudando a personas de habla alemana en situaciones de emergencia.

No abandonamos Venezuela, nos quedamos, pero hoy más que nunca dependemos de su ayuda! Confiamos que el futuro traerá tiempos mejores. ¿Cuándo? Nadie lo sabe, pero nosotros seguimos, dentro de lo posible, dando lo mejor de nosotros.
Mi agradecimiento a todos los amigos y colaboradores de AVAS y por favor continúen ayudándonos a ayudar!
Gisela Jaffe von Stillfried

Envejecer y quedarse solo

Tal vez podríamos decir aquí que entonces gracias a Dios existe nuestra institución! Y todas las personas que ayudan en este trabajo …

Hace algún tiempo llamó nuestra atención una anciana viuda que había estado casada con un alemán. Los vecinos avisaron a la embajada alemana de que era una venezolana de habla alemana y que la situación parecía ser mala. Recibía una pensión de viudez alemana pero había una figura muy dudosa, un hombre que supuestamente le “ayudaba” a cobrar la misma. Vivía de acuerdo a los informes en un apartamento sin agua, tenía poco que comer a pesar de una buena pensión y su condición higiénica no era la mejor. Nos pidieron que ayudásemos.

Pude conversar varias veces con ella,luego consulté con el Dr. Stegemann, porque era obviamente un caso de demencia senil. Él la visitó, pero tampoco pudo entrar en el apartamento. Recibió nuestro número telefónico por si necesitaba algo…

Más no podíamos hacer por el momento.

Luego todo cambió drásticamente. Este año nos llamaron nuevamente los vecinos. En el apartamento se produjo un incendio en medio de la noche. Ella estaba en la planta baja, ya que dormía sobre un sofá y fue rescatada con sólo leves quemaduras. Los bomberos lograron extinguir el fuego, se quemó solamente una habitación en la planta alta, pero completamente, incluyendo el techo de madera. Era imposible que siguiese en su hogar y se la ingresó de emergencia en un ancianato público. Sin embargo podía quedarse allí sólo por un corto tiempo. Se nos pidió ayuda nuevamente. Una sobrina que vive en el interior del país había sido localizada por los vecinos y acudió de inmediato a Caracas. Vecinos y familiares vinieron a vernos para discutir la situación. En primer lugar organizamos para ella un lugar en un sanatorio bajo la supervisión del Dr. Stegemann, nuestro psiquiatra. Se observó una demencia senil aguda que sin duda le impediría vivir sola.

Otras urgencias debieron encararse. El hombre que se jactaba de ser su “novio” y con el que ella quería casarse tenía de la señora el permiso para recoger y canjear sus cheques de pensión. Lo había hecho con diligencia durante meses sin entregarle mucho de lo cobrado. Por internet se descubrió que tenía procesos anteriores por estafa. Así que se trataba de un impostor y tal vez peligroso. Cuando se enteró del fuego visitó a la viuda en el ancianato. Tratamos de evitar que cobrara más cheques. Y que no supiera en qué clínica estaba alojada después. Porque ahora ese dinero lo necesitaba ella con máxima urgencia.

Lo peor aún estaba por venir. Lo que encontramos en el apartamento fue indescriptible. Después de 32 años, puedo decir que rara vez he visto tal cosa. Suciedad por todas partes, arriba todo negro por el fuego, en cada baño bolsas de plástico con papel de baño, inodoros tapados, orina y heces en botellas y potes de comida china. En la cocina todas las ollas, sartenes y platos sucios envueltos en bolsas. El Infierno de Dante en la tierra. Nadie había imaginado que podía ser tan grave la situación. El hedor era insoportable. También nos enteramos de que había donado el apartamento a alguien de su iglesia. Esta persona no estaba dispuesta a anular la donación. Solamente gozaba allí, en el mejor de los casos, de usufructo de por vida. Pero incluso eso no estaba esclarecido en el documento. Lo había regalado, por así decirlo, en algún estado de ánimo momentáneo.

En la próxima reunión con la sobrina y los vecinos se determinó que asumiríamos la total responsabilidad. Trataríamos de salvar lo máximo posible del interior de la vivienda con el fin de conseguir algún dinero para ella. El nuevo propietario debería entonces sanear el apartamento para tranquilizar a los vecinos. Lo primero fue quitar toda la basura, trabajo de 2 hombres, 130 bolsas de basura y un camión repleto.

Entonces nos tocó el turno a nosotras. Armadas con guantes y máscaras fuimos clasificando, embalando en cajas y llevando todo a nuestra sede durante cuatro días. Le siguieron dos semanas de trabajo de nuestros ayudantes para limpiar todo y traerlo de vuelta a su estado original. Había cosas muy buenas y valiosas entre ellas. Qué terrible que alguien tuviese que terminar así. Y todo por su soledad y senilidad. Posteriormente hicimos una venta de todo, lo que fue otra semana de trabajo.

Los “nuevos” propietarios ahora tienen la oportunidad de renovar la vivienda. ¡Tendrán su buena diversión con ello! Supuestamente, según dijeron los vecinos, siempre habían cuidado de la dama. Me hubiera gustado ver sus caras, al abrir la puerta y ver por sí mismo lo bien que lo habían hecho. ¡Tanta caridad sólo nos puede sorprender! ¡ Esto puede ser algo para la bolsa negra!

En cambio nostros podemos mirar diariamente dentro de nuestra bolsa amarilla. Porque el trabajo tremendo ha dado sus frutos. Nuestra señora ha aumentado 5 Kg de peso, está bien alimentada y cuidada, incluso mentalmente ha mejorado. Continuamos teniendo un montón de trabajo para gestionar su pensión, pagar la clínica, comprar todo lo que no se obtiene con tanta facilidad en el momento en Venezuela (pañales, jabón, champú, desodorante, etc.) pero lleva ahora una vida más digna. Lo anterior debe ser enterrado y olvidado. ¡Y ella de todos modos ya lo ha hecho ¡

¡Ayuda y de inmediato!

La llamada vino de la Embajada de Alemania. Con 87 años de edad, un alemán llegó como turista a Caracas. Al día siguiente se cayó en la calle y apenas fue capaz de llegar a su hotel. Sufría de mucho dolor y no podía caminar. La embajada fue notificada y lo examinó la Dra. Kolbe, que corroboró la probable fractura de cabeza de fémur!

Otras averiguaciones revelaron que el hombre era jubilado, tenía poco dinero y no poseía seguro de viaje. Pero había que ayudarlo.

En primer lugar, fue llevado en una ambulancia al la clínica, donde nuestro Dr. Ivan Hrgetic (traumatólogo) confirmó el diagnóstico. Una operación era inevitable, ya sea aquí o llevar al paciente en avión bajo condiciones especiales a Alemania. Costo: imposible de pagar, al menos 25.000 euros. En primer lugar hablamos con la directora del Hogar de Ancianos, la Sra. Gisela Fernow, si podría ser aceptado después de la operación en la enfermería del ancianato. Por suerte fue posible. Asumimos en primer lugar los costos de la operación y el tratamiento posterior. Se sometió a cirugía con éxito y en muy poco tiempo pudo ser llevado al ancianato Campo Alegre.

Las enfermeras contratadas para atenderlo especialmente, se preocuparon en proporcionarle la mejor atención posible y luego de 3 semanas se inició la terapia de movimiento. La embajada asumió la recuperación de costos a través de la familia o la asistencia social alemana. Nuestra Sra. Saadia tenía que ocuparse del pago de las enfermeras. Y yo asumí el suministro de los insumos médicos, productos de higiene y coordinación de todo. Nuestro paciente fue muy bien cuidado en el ancianato. A pesar de su edad sintió especial atracción por sus enfermeras lindas y jóvenes. Empezó a portarse de forma imposible de aguantar, era un problema adicional por resolver. Tuvimos que buscar a nuevas enfermeras. Por último todos respiramos aliviados cuando finalmente fue capaz de volar de vuelta a Alemania después de 6 semanas.

La bolsa negra con la experiencia de su forma de comportarse ha aterrizado en la basura. En la bolsa amarilla quedó la satisfacción de AVAS de haber ayudado, de poder hacer inmediatamente algo en conjunto con el ancianato Campo Alegre y la embajada de Alemania en situaciones de emergencia.

Una historia más

Ursula Zumfelde de la embajada alemana nos llamó. “Karin, puedo enviarte a un señor? Él está aquí conmigo con el fin de regularizar su pensión, pero creo que necesita de tu ayuda. ¿Puedes echarle una mirada? ”

Le di una cita para el día siguiente, pero el vino el mismo día. Yo acaba de tener una fuerte sinusitis y no tenía sensación de olor. Digo esto para explicar una situación hasta un poco graciosa. Nuestro señor tenía solamente 69 años, pero parecía ser mucho mayor. Y habló de sí mismo como “yo soy viejo y no me queda mucho por vivir” … Quedé asombrada. 69 y no mucho más de vida? En nuestras tardes de la tercera edad muchos asistentes son bien mayores, una de nuestras damas tiene 93 años y lleva una vida independiente. Estamos acostumbrados a otras edades.

La conversación fue algo difícil, colaborando el señor torpemente, no podía decir mucho del pasado y sin duda tenía algunos problemas de memoria o tal vez quería reportar cualquier cosa. Pero necesitaba ayuda con urgencia. Después de vivir más de 40 años en Venezuela, viajó varias veces a Alemania para “mudar todas sus cosas.” Supuestamente no se integró y quería regresar a vivir a Venezuela. Vivía en el centro en un hotel sencillo y caminaba con un koala, lleno de cientos de Bolívares. El candidato perfecto para cualquier ladrón.

Dado que pagaba bastante por el hotel, le pregunté acerca de su pensión. Era insuficiente para seguir alojándose en el hotel y salir a comer; sin embargo suficiente para pagar el ancianato alemán.

Primero llamé a la dierctora señora Gisela Fernow para saber si tenían una habitación disponible. Le expliqué la situación, mi impresión de él. Entre otras, y ésto era la parte absolutamente ridícula, le dije que lo veía un poco descuidado, pero por lo demás bien. Como había la opción de una habitación, le ofrecí llevarlo inmediatamente al ancianato, para que ella pudiese verlo, y él, el Hogar de Ancianos. Junto con nuestra Presidente, la señora Gisela Jaffe partimos. Más tarde, ella me preguntó cómo había soportado el “olor penetrante” del Señor … Oh, oh, mi sinusitis! No sólo no pude (por suerte para mí) oler nada, pero tampoco pude pasar la información correcta. El señor tenía definitivamente días de no bañarse y su ropa no se lavaba incluso mucho más tiempo …

Pero eso no fue el peor problema. El señor realmente ingresó al hogar, pero tenía algunos trastornos de conducta que rápidamente aparecieron. Todos trataron de comprender y ayudar. El Dr. Stegemann, nuestro psiquiatra, lo visitó al comienzo y encontró una importante perdida de memória, lo que significaba que podía ser agresivo con los demás, al menos verbalmente, si no estaban de acuerdo con él.

El problema de la adaptación no fue mejor. El colmo sucedió cuando fue rescatado en un día feriado en Chacao por la policía durante una de sus salidas. Deambulaba con un koala completamente abierto y lleno de billetes, era de por sí un peligro, y al hogar se le indicó que no debía salir solo a la calle. Me llamaron y me pidieron que hiciera algo, porque en el ancianato no podía dejarlo encerrado.

Al día siguiente pude llevarlo “de emergencia” con ayuda del Dr. Stegemann a un hospital psiquiátrico. Permaneció allí durante 10 días. Sorprendentemente se comportaba absolutamente normal, no mostró ningún deseo de salir o de beber su cerveza, como en el hogar de ancianos. Realmente sorprendente. Mientras tanto, se realizaron junto a la Embajada búsquedas de otras soluciones. Familia en Alemania se buscó y encontró. Una hermana que definitivamente no quería saber nada de él.

Debido a la situación financiera, lo llevé a los 10 días a otra clínica menos costosa. Esto tampoco fue un problema. Aceptó sin dificultad que teníamos que “hacer mas exámenes” para ayudarle.

Después de unas pocas semanas allí, se convenció de regresar de todas maneras a Alemania. Esta era sin duda la mejor solución para él. En Venezuela no estaba asegurado, de enfermarse no tendría con qué pagar los costos que surgirían y su estado mental no permitía que pudiera vivir en cualquier lugar solo, sin familia o amigos. Luego había otro problema, su incontinencia urinaria y en la situación actual conseguir los pañales era para nosotros un drama adicional …

Pero por sí solo no podía viajar con los complicados vuelos a Alemania con horas de paradas entre vuelos y donde con certeza se perdería. Hubo una gran cantidad de puntos por coordinar. Su visa había expirado, tuvo que ser chequeado en la oficina de inmigración para que pudiera salir del país. Nos pusimos en contacto con el servicio social del aeropuerto de Frankfurt y se preparó todo para recibirlo. Como enfermera y su único cuidador en Venezuela se decidió que yo debería acompañarlo.

Cuando todo estaba arreglado, pudimos iniciar el vuelo que se quedará en mi mente por mucho tiempo. Nuestro paciente caminó toda la noche en el avión. No hubo forma de calmarlo. Por suerte no podía perderse. Las 6 horas de escala en París fueron aún más agotadoras. Tenía más energía y no descansaba. En el gran terminal tenía que calmarlo a cada momento.
En Frankfurt todo salió perfectamente. La Sra. Bettina Janotta de la asistencia social en el aeropuerto y su equipo habían preparado todo. Nuestro paciente fue llevado inmediatamente a la clínica del aeropuerto, les di todos los informes médicos, discutiremos la situación y luego terminé tomando un café maravillosamente reconfortante con la Sra. Janotta y hablando un poco acerca de la situación en Venezuela.

Y al señor se le atenderá como corresponde. ¡Experiencia bolsa amarilla. Bien está lo que bien acaba!

Pensamientos acerca de nuestras finanzas

Por más de 20 años ayudo a AVAS a gestionar nuestras finanzas. Hemos tenido algunos momentos difíciles, pero nunca nos vimos tan expuestos a una situación tan dramática como la que estamos experimentando ahora en Venezuela. Una inflación de altísimo porcentaje única a nivel mundial, una depreciación de la moneda local de magnitud inimaginable, problemas considerables en la adquisición de alimentos y medicinas, la migración de muchas personas que se ven obligadas a buscar su sustento en otros países.

Por supuesto, AVAS se ve afectada. A algunos de nuestros asistidos les ayudamos a adquirir sus necesidades diarias de alimentos; para los demás hay que buscar fármacos o productos para su cuidado personal. Esto consume tiempo, es caro y a menudo imposible.

Y cómo afecta ésto nuestros recursos monetarios disponibles? En los últimos años siempre fuimos capaces de cubrir nuestros presupuestos con sus contribuciones. Esto ya no es posible.

Es cierto que este año (enero-octubre) las contribuciones fueron aproximadamente un 30% más altas, pero por desgracia en lugar de 110 personas en 2015 sólo 80 lo hicieron en este año.

Sin embargo, nuestros costos se incrementan inevitablemente en un x%. Esto significa un déficit en los pagos en Bolívares de aproximadamente el 25% en relación con los ingresos, lo que es preocupante.

Por otro lado, hemos recibido contribuciones de personas que ya no viven en Venezuela y que por lo tanto ayudan en divisas.

También hemos organizado con mucho esfuerzo 2 veces este año un mercado de pulgas, de los cuales solamente el primero nos rindió después de todo, unos Bs 560.000 – . Por otra parte, hemos sido capaces de organizar en mayo un concierto con almuerzo en la Asociación Cultural Humboldt gracias a la generosa ayuda de varios patrocinadores. También esto significaba para AVAS un buen excedente. En general, por lo tanto, pudimos concretar a pesar de las circunstancias adversas, nuestra misión de ayudar a donde se necesitaba.

Y sin embargo sigue en pie nuestra solicitud: Tenga en cuenta la enorme inflación y los precios muy inflados asociados a ella en la adquisición de la alimentación – de lo que es posible obtener – cuando Ud. piense en su contribución para el próximo año. Porque, por supuesto, inevitablemente nuestros costos aumentan radicalmente, incluyendo el mantenimiento de la casa, para los salarios y los gastos secundarios derivados de la asistencia a terceros que realizamos.
G. Wolters

In memoriam – Friedrich Konrad Wolfgang Leute

Fue parte de mi vida con AVAS. Igualmente formó parte de AVAS y en especial a través del informe anual. En esta época del año una comunicación constante, diligente y muy intensiva me habría conectado con él debido a que hemos diseñado y producido juntos este informe por más de 20 años. Yo escribía y al día siguiente él tenía todo con una increíble eficiencia en el formato correcto, traducido al español, (porque era un defensor de la edición bilingüe) y después de una semana todo estaba terminado en su computadora. Luego venía la mejor parte, cuando sentados juntos en su oficina con vista al Ávila, revisábamos de nuevo el texto y la traducción, decidíamos la diagramación e imprimíamos! A ello se agregó la casualidad de que su esposa, nuestra querida Ana María también nos ayudaba, ya sea con buenas propuestas, con respuesta por palabras poco claras o simplemente como acompañamiento en una conversación agradable. Y que a menudo terminaba muy tarde.
Wofgang Leute había ingresado a la junta de AVAS en el año 1994. Finalizada su carrera en Warner Lambert en calidad de Presidente Regional asume su retiro con el propósito de hacer valer sus conocimientos en instituciones sociales. Y en qué forma lo hizo en AVAS! Durante años y siendo secretario de actas indicó en repetidas ocasiones las directrices para decisiones correctas, registró exactamente lo que en el pasado se discutió, llevó los archivos perfectamente, de manera eficiente y fue defensor empedernido del formato democrático. Incluso si a veces no estaba de acuerdo con la Junta tan pronto como ésta tomaba una decisión, la apoyaba para su ejecución en forma total y ayudaba con todas sus fuerzas sus iniciativas. Fue y sigue siendo para todos nosotros un ejemplo. Su gran corazón, su estilo muy correcto, la amabilidad y generosidad han marcado una época en AVAS.

Su muerte el 15 de agosto después de que asistiera unos días antes a su primer Encuentro de la Tercera Edad entre nosotros nos golpeó sin preparación. Nos duele profundamente por él.

Está muy arriba en la parte superior de nuestra bolsa amarilla. Mientras escribo debo mirar a la bolsa amarilla con intensidad para poder seguir! Pero estoy segura que nos acompaña con una sonrisa!

Nuestro mercado de pulgas está ganando importancia.

Ya en tiempos de la señora Rommell y de la señora Hoffmann se organizaba de vez en cuando un mercado de pulgas. Sin embargo a través del tiempo se perdió esta iniciativa, ya que el esfuerzo era mayor a los ingresos que proporcionaba. Fueron ventas muy pequeñas que quizá también se relacionaban con nuestra ubicación en El Rosal.

Desde entonces nos hemos mudado a Prados del Este y lo tratamos de nuevo. Debido a la ubicación de nuestra casa un montón de gente pasa frente a ella. Tal vez por ello es que tuvimos el año pasado un muy buen éxito. Dos veces nos tomamos el enorme trabajo de ordenar los artículos, limpiarlos, presentarlos y, finalmente, luego de la venta guardar los que no se vendieron y limpiar el espacio utilizado.

Hemos organizado en abril de nuevo una venta con gran entusiasmo. A partir de entonces hemos discutido temas relacionados como la fijación de precios y otros detalles de organización. Por un lado, el respeto de los donantes era importante, pero también el deseo de vender tanto como fuere posible. Por otra parte, también el elemento social aquí era importante porque la mayoría de los compradores son gente común, los empleados de las casas de la misma calle, taxistas, vendedores de la panadería. Estas personas se entusiasman con nuestros artículos que de otra manera en ningún otro lugar conseguirían y menos a nuestros precios asequibles. Por lo que así también se ha cumplido una importante función social.
El segundo mercado de pulgas de este año lo hemos podido organizar en noviembre gracias a muchas donaciones y entre otras cosas por la voluntad de los miembros de nuestra Junta y otros voluntarios para trabajar en él. Dado que un mercado de pulgas significa un gran esfuerzo hemos decidido hacerlo durante 3 días, es decir, de jueves a sábado por 9 horas al día! Agotador es expresar el esfuerzo humildemente pero con una buena victoria. Hemos encontrado que este año los ingresos correspondiente a estas ventas casi igualan las contribuciones de nuestros miembros. Una parte importante de la recuperación de costos en estos tiempos de inflación. Agradecemos a todos aquellos que hacen posible esta iniciativa.
Y un poco de historia que muestra lo que nos da tanta alegría. Visitó al último mercado de pulgas un joven de quizás 15 años con su madre. Obviamente, tenía ciertas limitaciones en el habla y en su inteligencia. Se enamoró de una pequeña obra de arte china hecha de vidrio con un paisaje de madera y corcho como decoración en el interior. La madre no podía pagar el precio indicado, aún después de rebajarlo. Una y otra vez se acercaba a la pieza y trató de persuadir a la madre para comprarla. Tanto quería algo tallado que finalmente compró con el poco dinero que traía un tótem maya más pequeño. Ese muchacho nos dio tanta pena, sobre todo porque estaba tan interesado en la técnica que terminamos regalándole esa pieza tan especial. Su rostro se puso brillante como el sol, y nos dijo, ” hoy es el mejor día de mi vida” Para nosotros eso era algo que colocamos enseguida en la bolsa amarilla, el calor viene a nuestro encuentro todavía.

Nuestras reuniones mensuales – caras felices y sonrientes – ¿qué más queremos?

También durante este año que casi termina hemos logrado, a pesar de la difícil situación que vive Venezuela, organizar nuestros encuentros mensuales. Nos brinda satisfacción, como siempre lo ha hecho, a nosotros los organizadores pero también a los invitados de la tercera edad que nos acompañan.

Como ya indiqué en mensajes anteriores estos encuentros se llevan a cabo cada primer miércoles del mes. Nos encargamos de buscar y regresar a nuestros invitados. Algunos tienen movilidad propia y son traídos por amigos o familiares. Comenzamos a las 3pm saboreando un rico café acompañado de tortas, por lo general caseras, para continuar con un programa de entretenimiento. Cuando no hay una programación especial conversamos y jugamos al bingo. Con el aislamiento típico de la edad avanzada es para muchos una necesidad real el poder conversar, el poder expresarse. Y cuando terminamos jugando al bingo y el ganador se lleva un chocolate alemán… bueno el mundo luce siempre mucho mejor!

Como nos preocupamos mucho en brindar una buena programación quisiera en este boletín describir lo que hicimos en este año.

Comenzamos el 6 de enero con el festivo festejo del cumpleaños de la señora Teresa Bosseker. ¡Sus 100 años! ¡No se festejan 100 años todos los días! Como vive en el Ancianato Alemán de Campo Alegre fuimos allá. El Pastor Lars Pferdehirt y Karin Giusti ofrecieron sendos discursos. Liliana Goncalvez nos alegró con su canto y el Pastor Lars al piano.
Febrero … Una de esas tardes en que solamente charlamos y jugamos al bingo.

Marzo …Cocinamos arroz chino con María Teresa Moreno. Esta vez nos encontramos a las 11am, ya que estaba programado un almuerzo. Cuchillo en mano cortamos y picamos entre todos los diferentes ingredientes. En la cocina la señora Teresa nos fue explicando paso a paso la preparación y presenciamos cómo lo fue cocinando. Juntos nos deleitamos con el resultado.

Abril …Junto a nuestra ceramista Heidi Girón cada uno de los presentes moldeó, bajo su tutela, una fuentecita que luego fue quemada en el horno para cerámica de Heidi. Ahora esperamos que retorne de su prolongada estadía en el exterior para poder glasearla.

Mayo … El yerno de Karin Giusti, el Dr. Oscar Noya medico y coordinador del programa eliminación de oncocercosis en el foco sur de Venezuela nos dio una charla sumamente interesante sobre su trabajo con los indios yanomamis, que acompañó con una presentación maravillosa con fotos y objetos típicos de esta tribu.

Junio … Tomamos café y charlamos. Karin nos leyó una hermosa historia y luego jugamos al bingo.

Julio … Nuestro acostumbrado café de verano, acompañado del Coro Infantil de la Schola Cantorum Humboldt, bajo la dirección de Ana María Raga. El Pastor Lars Pferdehirt nos había invitado a la Iglesia Evangélica Luterana de la Castellana. Un animado café le siguió a continuación.

Agosto … Un hermoso concierto con el joven y talentoso cellista Eloy Medina Barreto y su padre, el oboísta Andrés Eloy Medina en nuestra residencia nos permitió saber más de este último instrumento y escuchar una presentación valiosísima.

Setiembre … Como la mayoría de las voluntarias estaba de vacaciones no hubo reunión en este mes.

Octubre 13. del 2016 … un día memorable … Todos estábamos invitados a la residencia de los Embajadores de Alemania, el señor Herzberg y su señora Sofía. Meses antes ya comenzamos junto a la señora Sofía Herzberg los preparativos para este evento. Nos brindaron un maravilloso concierto los miembros de la Orquesta Barroca del Sistema- Fundamusical. El programa incluyó piezas de Händel, Bach, Telemann y Monteverdi entre otros. Mención especial merecen los siguientes músicos: El director de la orquesta y concertino, el señor Boris Paredes. El Director artístico y cellista Manuel Hernandez. Andrés Eloy Medina (oboe), Adela Barreto (clavecín), Anna Rotinova (soprano) y Luis Gabriel Cabrera (tenor). Artistas invitados: Inés Bravo (violín) y Jorge Leal (contrabajo). Pudimos disfrutar de una tarde musical y didáctica, se explicó cómo interpreta una orquesta barroca, sus instrumentos y cada pieza interpretada. Muy emocionante fue el momento en que los músicos felicitaron y acompañaron a la señora Eva Mädler a cantar su cumpleaños feliz. A continuación se sirvió un fino agasajo que quedará en la memoria de todos los presentes.

Noviembre … Fue una tarde de lluvia intensa. El nieto de nuestra querida señora Ilse Michalczuk, ya fallecida, el chef David Garrido nos iba a contar de las recetas que aprendió de su abuela. Lamentablemente la lluvia no le permitió venir. Así nos entretuvimos con recuerdos gastronómicos, narrando nuestras recetas de antaño, de abuelas, de madres y hasta las acompañamos con pequeñas anécdotas muy divertidas.

Diciembre … Nuestro tradicional café navideño fue amenizado por Lars Pferdehirt, por Iliana Goncalvez con su Conjunto de Aguinaldos con cantantes del Orfeón Universitario. Se entonaron cánticos navideños alemanes y se alabó la fina decoración navideña que incluyó una botita de San Nicolás para cada asistente y confeccionadas por el Grupo de Manualidades.
Recordamos aquí a los que nos dejaron en este año: la señora Emma Brill, el señor Robert Deissler, el señor Herbert Lessing, el señor Johannes von Reitzenstein y la señora Ilse Michalczuk. Los recordamos con mucho cariño ya que pertenecieron a nuestro grupo especial de invitados.

2017… como ya había escrito en 2015… quedemos sanos y sigamos. Seguiremos regalando nuestro tiempo y nuestra alegría a los que la necesitan…

Especial de Navidad

De un año a otro se hace más difícil hacer los paquetes para nuestra Acción Navideña. Por supuesto, esto tiene que ver con la situación en el país. El año pasado ya se habían iniciado las compras a mediados de año. Este año, las cosas se veían mucho peor. La inflación y la falta de elementos básicos registraron desde enero un camino más difícil para conseguir algo. A ello se suma que nuestros beneficiados sufren una mayor necesidad por lo que realmente necesitan más de lo habitual. Gracias a una donación muy generosa pudimos comenzar ya en enero a comprar lentamente. Y así lograremos una vez más y gracias a otras donaciones recibidas mitigar las necesidades de tantas personas.

Los donantes de este año son: la familia Bez, Claudia von Scanzoni, Conrad Müller,Federico von Schuckmann,Fredrik Wesemann, Manfred Hansen, Sofía y Stefan Herzberg. A ellos nuestro más sincero agradecimiento.

Medicinas

La mayoría de Ustedes conocen la situación muy difícil y a veces peligrosa para la vida. En Venezuela hay muy pocos medicamentos, se informó de niveles de escasez de hasta el 80%. Por supuesto que esto también afecta a nuestros asistidos. Incluso podemos decir todos nos hemos visto cualquier momento y de alguna manera por esta situación.
Hace muchos años empezamos a recibir los medicamentos que les sobraban a los donantes. Y a continuación se repartían donde hiciesen falta. Una importante función social durante años.

En estos momentos la acción debía ser ampliada. Varios de los pacientes a los que les proporcionamos medicación durante años todavía están vivos porque los apoyamos en este sentido.

Sobre todo me impresionó un austríaco relativamente joven del interior del país, que tuvo una convulsión frente a mí porque la madre había reducido la dosis de su tratamiento a la mitad, porque no conseguía el anticonvulsivante prescrito.

Algo había que hacer.

Pero, ¿cómo conseguir medicinas? Diversificamos nuestros esfuerzos. Amigos en el extranjero, parroquias en America Latina , todos fueron abordados. A través de todo tipo de formas, la ayuda vino. Muchos nos preguntan lo que más se necesita para poder traerlo en sus maletas. A todos les estamos enormemente agradecidos. Pero son las personas necesitadas las que más agradecen.

Por supuesto, no podemos garantizar el tratamiento a largo plazo. Esa no es nuestra función. Pero siempre pueden ponerse en contacto con nosotros si tiene necesidad de un medicamento urgentemente!